Como trascender y hacerte fuerte en tiempos de Crisis

Si vemos una caja que en su parte externa dice “frágil” significa que el contenido en su interior puede romperse con facilidad, por lo que la persona que lo manipule debe tener mucho cuidado para no estropear los elementos que contiene la caja.

Ahora, si te pregunto cual es la definición contraria de frágil, ¿que me dirías?

Posiblemente pienses que algo rígido, robusto, irrompible, o fuerte, pero en realidad estos calificativos no son el punto contrario a frágil, sino más bien un punto medio, te lo explico…

Eso sería como decir que el contrario de negativo es neutro, pero obviamente es el otro extremo, osea positivo, pues con algo frágil pasa igual, lo contrario es el otro extremo, osea algo que en condiciones adversas no solo no se rompa, sino que se mejore y se potencie, eso es lo que significa ser antifragil.

Pero, seguro te estarás preguntando ¿por qué te cuento esto?

Pues mira, muy fácil, resulta que el ser humano tiene la capacidad de hacerse antifragil y de mejorarse cuando las situaciones adversas aparecen y cuándo la vida parece ponerse en contra y todo empeora.

¡ojo! que esta cualidad es brutalmente importante, yo diría que es básica y fundamental. Resulta tan importante desarrollarla porque permite usar lo malo que te rodea para convertirlo en un resultado muy bueno.

“El verdadero exitoso sabe vivír en conflicto” y esto es algo que no todos entienden.

Este concepto más allá de sonar bonito en palabras, se evidencia en la realidad diaria en muchos casos de personas que han alcanzado un logro y lo han convertido en su forma de vida.

por ejemplo:

Algunos millonarios que han hecho su fortuna a base de de disciplina y dedicación sin haber tenido una niñez fácil, sin haber tenido acceso a la mejor educación, sin haber contado con ningún recurso económico que les permitiera apalancarse para llegar a la posición que tienen actualmente, pero…

Si tuvieron algo muy valioso (aunque no parezca) y fue el hecho de atravesar por momentos difíciles, el enfrentarse continuamente a desafíos que parecían más grandes que ellos mismos, esto desde temprana edad les permitió desarrollar y formar su carácter adquiriendo una perspectiva de escasez externa, pero NO INTERNA.

Una de las más poderosas y efectivas maneras de motivarse, ocurre en la escasez, si, si, verse enfrentado ante la necesidad y la desgracia activa en el ser humano un componente extra, un plus, un empujón, una cachetada que le hace despertar y le reta a ir por lo que se quiere, para salír de esa adversidad en la que se encuentra.

Crecer en una familia económicamente limitada y de escasos o pocos recursos puede hacerte apreciar el valor del dinero, del esfuerzo, del trabajo y de la ética de trabajo, cosa que difícilmente se podría valorar si se crece en una familia con todas las comodidades y todos lo recursos a disposición (no en todos los casos)

No digo que el hecho de tener o no tener ciertas facilidades, condicione el carácter o la apreciación de la realidad, como si fuese una norma general que genera el mismo resultado en todas las personas, porque no es así, existen casos de gente que aún naciendo con todos los recursos a su disposición han sabido valorarlos y potenciarse a través de ellos, como también personas que naciendo en un contexto muy limitado han decidido seguir siendo limitados, sin valorar el esfuerzo y la ética de trabajo, son personas que simplemente se conforman con lo que les tocó vivir y se quedan toda la vida en la misma condición, tristemente es lo más común y lo que la mayoría hace, por una simple razón:

No hacer nada siempre es lo más fácil

Seguir igual y conformarse es lo más sencillo y cómodo de hacer y todos dicen querer e incluso merecer algo mejor, pero pocos están dispuestos a hacer todo lo necesario para ello.

Sobreponerse o derrotarse ante los obstáculos que se presentan no es más que una decisión propia, somos nosotros mismos, nadie más, nosotros solitos quienes decidimos si somos víctimas o protagonistas de nuestra propia película.

Vamos a suponer algo…vamos a imaginar que en el país donde vives, ocurre una crisis económica, se encarece el costo de vida cada año, es muy difícil encontrar un buen empleo o incluso un empleo simplemente y los pocos que te ofrecen son muy mal pagos, lo cual apenas alcanza para sobrevivir.

Ahí en ese punto tendrías dos opciones:

  1. Escoger la opción “segura” la que te proporciona un sueldo fijo cada mes, pero sabes vas a tener problemas económicos todo el tiempo.
  2. Intentar una opción diferente y te arriesgas a emprender una idea de negocio propia.

Adivina, ¿Cuál es la opción que va a elegir la mayoría de personas?

…exacto, van a ir por la primera, porque sobre el papel es la que les da mayor “seguridad” y representa menos riesgo, ese trabajo formal, ese horario de 8 horas, atado a un jefe, a una empresa y a obedecer todo lo que te digan.

Pero, mirémoslo de esta forma:

¿Si será lo mejor eso de mantenerte “seguro” y no tomar riesgos, aunque eso implique vivir solo con lo justo todo el tiempo?

Donde si miras 5, 10, 20 años hacia el futuro vas a estar exactamente en la misma posición.

Creo que coincidimos en pensar que no tiene mucho sentido hacer eso, o seguirlo haciendo y es un claro ejemplo de como actúa una persona frágil (tristemente son la mayoría) que ante situaciones adversas prefiere resguardarse, mantenerse a salvo y no romperse.

Esas personas jamás logran hacerse mejores, jamás logran trascender, expandirse y vivir en todo su potencial.

Si estás a gusto en tu empleo, ganas buena platica y realizas una función de la que obtienes mucho más que solo un pago a fin de mes, ¡genial!

Pero, si esto no te ocurre y estás pensando en emprender, hay que considerar que no será algo más fácil

Porque ser tu propio jefe (esa frasecita trillada) o ser el dueño de tu tiempo, es incluso mucho más difícil, puesto que toda la responsabilidad recae sobre ti y ya no tienes alguien que te diga que hacer a cada momento y un sueldo garantizado cada mes, pase lo que pase.

Sin embargo, vale muchísimo la pena y es la única forma de lograr salir de la carrera de las ratas, salir de ese círculo viciosos de trabajar para conseguir dinero, usar ese dinero para comprar bienes y servicios, quedarte sin dinero, volver a trabajar para volver a conseguir dinero para volver a gastarlo en lo mismo y así un círculo que te consume lo único que de verdad importa: tu tiempo de vida.

Seguro esto ya lo sabes y lo habrás pensado más de una vez, pero a veces se nos olvida por estar sumergidos en este ritmo frenético del día a día.

El caso es que, para salir de ahí y lograr una libertad financiera vas a tener que trabajar en ti y en tu proyecto propio, pero como el éxito duradero no se consigue de la noche a  la mañana, seguro te vas a topar con situaciones adversas o “fracasos” que llaman por ahi, lo cual es una oportunidad interesante para medir tu nivel de fragilidad y usarlo ó no a tu favor.

Si revisas los casos de los empresarios más exitosos del mundo vas a notar que casi todos coinciden en lo mismo: “fracasaron” muchas veces en muchos proyectos  antes de lograr reventarla y lograr vivir de lo que querían.

Ahora, lo más recurrente y lo más común hoy en día es que si tienes un trabajo de mierda no lo puedas dejar así como así porque obviamente tienes cuentas que pagar y necesitas sobrevivir, pero lo que si puedes hacer es comenzar desde ya (si es que no empezaste ya) un proyecto paralelo que desarrolles en tus tiempos libres, lo cual te permita generar tus propios ingresos y lograr dar el salto hacia la independencia y hacia lo que tu quieres hacer realmente, puede ser incluso solo cambiar de trabajo a uno mucho mejor, todo es válido, siempre y cuando te haga sentir pleno y en el lugar adecuado, solo depende de ti, de cómo enfrentas la adversidad, solo dependes de ti.

Acuérdate siempre que las mejores ideas surgen en momentos de crisis.

Si estás pasando por una situación adversa, lo mejor es atreverse y romper el molde, hay mucho por ganar y poco por perder.

Todos, absolutamente todos los seres humanos tenemos la capacidad de usar los momentos difíciles y extremos que atravesemos para darles la vuelta y convertirlos en impulso y motivación para hacernos anti frágiles y trascender.

En una frase te podría resumir toda esta idea diciendo:

“Te deseo más caos del que puedas soportar, porque eso te obligará a expandirte y crecer”

Dicho y entendido esto, creo que se hace notorio que ante la adversidad no hay nada más inútil y perjudicial que lamentarse y no hay nada más dañino que ponerse a sí mismo en el papel de víctima, quejándose a cada momento por la falta de oportunidades, esas que nunca llegan y nunca llegaron, que nunca nadie te dió, que nunca nadie te apoyó, que nunca tuviste lo que otras personas sí y que por eso ellos triunfan y tu no… ¡BASTA!

Basta de hacer eso, esa energía y ese tiempo que estás desperdiciando en lamentaciones mejor úsalo a tu favor para identificar qué te ha hecho seguir fallando, seguir estancado, seguir sin lograr lo que quieres y mejor trabaja en adquirir la disciplina, la constancia, el esfuerzo y lo que sea que haga falta, usa ese momento adverso y míralo como una oportunidad para cambiarte de una vez por todas y retarte a ti mismo, solo así vas a lograr salir de ese momento pésimo y no volver a caer en el mismo error, así que nada de quejarse porque eso no sirve sino para desperdiciar tiempo y energía vital.

La vida es demasiado corta como para vivir resignado y limitado a solo sobrevivir y no a vivir que es lo que realmente importa, rómpete, reconstruyete, hazte fuerte y poténiciate en la adversidad.

Sé antifragil.

No Comments

Post A Comment