Cómo RODEARTE de las personas correctas para POTENCIAR tu VIDA

Cómo RODEARTE de las personas correctas para POTENCIAR tu VIDA

“eres el promedio de las cinco personas con las cuales pasas más tiempo”

-Jim Rohn

Nuestro entorno influye de una manera brutal sobre nosotros, aunque muchas veces no nos demos cuenta y no seamos totalmente conscientes de ello.

En mi país existe un refrán muy conocido que dice:

“dime con quien andas y te diré quien eres”

No significa que tu identidad la construyan otros o que no tengas definido quien eres en realidad, sino más bien que las personas que te rodean constantemente te contagian para bien o para mal lo que son, lo que piensan, lo que sienten, lo que hacen y lo que dicen.

EL PODER DE LA INFLUENCIA

No hay nada más poderoso en cuanto a influencia, que el ejemplo que los demás proyectan.

Cuando creces en una ciudad determinada, en una familia y en una cultura específica con unas costumbres particulares y cuando haces parte de un círculo social, inevitablemente te impregnas de ese mundo en mayor o menor medida, pero es imposible que no influya sobre ti y sobretodo que no condicione tu manera de pensar y de actuar.

Importancia del entorno

Es tan importante tener esto claro, que el hecho de no ser consciente de ello, puede llevarte a cualquier parte,

Si estás yendo por donde va la mayoría de la gente que conoces, solo porque lo normal es lo que hace el resto, estás totalmente dormido.

Vas en “piloto automático” y no tienes el control de tu vida, ni de tus influencias externas.

Esto que te cuento es para ilustrarte lo fundamental que resulta rodearse de gente interesante, de personas que te sumen y les sumes en cuanto a su crecimiento personal, espiritual, mental y físico.

LA AMISTAD VERDADERA

Entender el valor de la amistad es darse cuenta de la importancia de rodearse de personas que potencien lo que eres, que te contagien con sus buenas vibras, con sus buenas ideas, con su buena actitud, con sus visiones, misiones y convicciones, que sean mejores cada día y te reten a ti a ser tu mejor versión, que sepan quienes son y que hacen en este planeta, que defiendan la risa y muerdan la rabia.

Esas personas que estén alineadas con su propósito de vida, que hagan de este mundo un mejor lugar, porque desde su pedacito de suelo, desde el metro cuadrado que controlan, cambian el mundo por el simple hecho de cambiar su mundo y los mundos (personas) que coinciden en su camino…esas personas parcer@ son invaluables y son el mejor espejo que podrías tener.

amigos, conocidos y familiares tóxicos

Huye lo más rápido que puedas de este tipo de gente, si, de esas personas que van mirando a quien odiar, a quien juzgar, a quien criticar, esas personas que lanzan palabras y esparcen veneno, que se sienten grandes haciendo ver pequeños a los demás, que la envidia les puede, que intentan dividir para vencer, que son buenos destruyendo, pero cuando toca construír se hacen los locos, se giran casi como diciendo que eso no es con ellos, que es deber de otros, pero no suyo.

Casi siempre son los mismos irresponsables que no asumen la consecuencia de sus actos, que se quejan de todos sus males, que echan la culpa siempre a lo demás y que piensan que nada pasa por sus manos, que nada depende de ellos, justifican su condición con excusas y pretextos para convencerse a si mismos que no tienen lo que quieren por su mala suerte, por el gobierno, por el presidente de turno, por el jefe, por su familia, por, por, por…

Siempre por otros pero nunca por ellos, dicen que no se merecen tan poco, pero el que poco da, poco recibe.

Son los mismos que prefieren quedarse durmiendo, esperar impacientes por el fin de semana para salír de fiesta y emborracharse como siempre, ver la televisión todo el día y no abrír nunca un libro.

Prefieren vivír viendo esas series que tienen la acción que les falta a sus propias vidas, que para todo dicen “mañana” e incluso se consideran mejor que otros, pero sus actos dicen lo contrario.

Hay que ser muy “conchudo” para quejarse y culpar a otros por la vida que se tiene, pero no hacer absolutamente nada para cambiarla.

Ese tipo de personas son “enanos mentales” con una pobreza espiritual que asusta, pero lo que más asusta es que suele ser lo más común, suelen ser las mayorías, suelen estar en todas partes, incluso en tu propia familia y en tu propio círculo de amigos.

¿cómo huír de ellos?

Lo primero que debes hacer es identificarles, creo que las descripciones anteriores te darán el criterio necesario para comenzar a hacerlo y lo segundo es que corras, huye de ese tipo de personas lo más rápido que puedas, porque si caminas en el barro por más que intentes mantenerte limpio, terminarás y terminarán manchándote.

Se que puede ser difícil darte cuenta que un ser querido está entre ese grupo de personas y que es aún más difícil huír de ellos, pero quiero que pienses por un momento la importancia que tienen para ti, lo fundamental y esencial que son en tu vida, si efectivamente lo son, planteate esto:

Para ayudarles a salír del barro y la miseria mental que les rodea, primero tienes que salír tu, sino no tiene sentido y no tendrás como lanzarles una soga para sacarles de allí.

Consecuencias

Si tienes el valor de hacerlo, deberás entender que te van a tildar de egoísta, individualista, egocéntrico y solitario, te van a criticar con todo lo que tienen, porque tristemente si hay algo que deteste el ser humano es ver a otro tener éxito mientras se sigue sumergido en la miseria,

Pero, como te digo, deberás ser fuerte para soportar esos ataques y ofensas porque seguramente lo que no entenderán tus seres queridos es que sales del barro para poder sacarles, pero no pierdas energía en convencerles, esa energía la necesitarás para salír de allí cuanto antes.

El entorno y tus resultados

Rodearte de las personas correctas resulta tan importante, no solo por lo que te contaba anteriormente, sino porque estar en el entorno equivocado puede hacerte disminuir tu potencial y tus resultados, haciéndote creer que tus habilidades, tus dones y tus pasiones no sirven para nada.

Voy a explicarte esto con la siguiente historia para que se entienda aún mejor:

El anillo de Oro

Resulta que en el año 500 d.c aproximadamente, en un pequeño pueblo había un maestro alfarero que tenía varios alumnos a quienes con mucha sabiduría les enseñaba su oficio, resulta que un día como cualquiera, uno de sus alumnos se le acercó a contarle que estaba pasando por un momento muy malo en lo personal, estaba pensando en no volver, no encontraba sentido a su vida y no se sentía útil para nada,

El maestro lo miró e ignorandole siguió en sus labores; el alumno insistía en pedirle que le ayudara, que le aconsejara, que le guiara porque confiaba en su sabiduría.

El maestro lo miró diciéndole:

– No te puedo ayudar, yo tengo problemas más graves…

El alumno se quedó sorprendido ante tal respuesta, y le insistió nuevamente

– Necesito dinero, ¿ves este anillo? necesito que vayas al mercado y consigas una moneda de oro por el, le respondió el maestro.

El alumno no lo dudó y fue inmediatamente al mercado del pueblo para vender el anillo, pensando que de esa manera el maestro podría luego ayudarle sin ningún problema.

Al llegar al mercado, rápidamente se puso en la tarea de vender el anillo a cambio de una moneda de oro, preguntó a muchísimas personas, pero todas le ofrecían como máximo tres o cuatro monedas de plata, nadie estaba dispuesto a pagar lo que pedía.

Antes de que anocheciera y sin haber podido vender el anillo regresó con algo de miedo y timidez a la casa del maestro contándole que el anillo no valía una moneda de oro y nadie se lo quiso comprar. El maestro al escuchar esto le dijo:

– Acuéstate y descansa que mañana temprano irás a un lugar alejado del pueblo para ofrecerle el anillo a una persona en particular.

Al día siguiente efectivamente el alumno se levantó temprano y fue a la casa de esa persona que el maestro le había indicado, al llegar se percató que el hombre no era ningún comprador, sino más bien un especialista en joyas y artículos valiosos.

Al enseñarle el anillo, el especialista lo limpió, lo pulió, lo puso bonito y lo miró bajo un cristal para examinarlo bien, luego de un momento se giró hacia el alumno y le dijo:

– Lo siento mucho, pero por este anillo solo puedo darte 58 monedas de oro.

El alumno se quedó tan sorprendido, que solo alcanzó a decír: ¿como?

– Si, por el estado en que se encuentra solo valdría eso, como máximo hasta 70 monedas vendiéndolo ya, porque si estuviera en perfectas condiciones valdría 100, 150 monedas de oro.

El alumno al escuchar esto quedó sorprendido y se fue inmediatamente de regreso a la casa del maestro para contarle la buena noticia.

Al llegar le contó lo que le habían dicho. El maestro sonrió, tomó su anillo, se lo colocó de nuevo y le dijo:

– Tu eres igual que este anillo, vas a ver que hay miles de personas que son tan ignorantes que no saben lo que vale algo y que solamente la gente que entiende y es especialista, sabe lo que realmente vale, así que deja de pensar que no eres útil y que no sirves, porque la culpa no es tuya sino del entorno del que te rodeas.

¿sabes lo que vales?

Muchos no saben lo que valen y se venden a bajo costo producto de su ignorancia y su inconsciencia, esos mismos que no se valoran, mucho menos van a valorar a otros, así que procura seleccionar muy bien a quien ofreces tu valor, tu amistad, tu compañía, tu tiempo y tu vida.

La clave está en conocerte y sincerarte contigo mismo, si crees que aún No eres todo lo valioso que podrías ser, trabaja a la mayor velocidad e intensidad posible por pulirte, por eliminar tus malos hábitos, por romper tus límites, por incomodarte lo máximo que puedas para crecer y expandirte.

Si internamente sabes que vales muchísimo, trabajas en ti y aportas valor al mundo que te rodea, pero ves que nadie te lo reconoce, cambia el mundo del que te estás rodeando, así de simple; verás como tus resultados y el impacto que tienes sobre los demás se disparan de una forma brutal.

Conclusión

Si quieres volar, deja de juntarte con los que se arrastran.

Si quieres lo extraordinario, deja de vivír en lo ordinario.

¿como rodearte de personas interesantes?

Si quieres ser grande, deja de juntarte con “enanos mentales” y empieza a rodearte de gigantes que si saben lo que valen, que si aportan valor al mundo, que si tienen riqueza mental y espiritual y que sobretodo reconocen lo que valen los demás.

Sé por experiencia propia que a veces resulta muy complicado encontrar ese tipo de personas “gigantes” puesto que como sabemos, tienden a escasear y no estar entre las mayorías, pero quiero recordarte que internet cambió el juego y ahora todo lo tenemos a un click de distancia.

Mientras el resto se entretiene y pierde el tiempo viendo contenido basura, tu úsalo como una ventaja, usa las redes sociales, youtube, “san google” y todas las herramientas que tengas a tu alcance para encontrar esos “influencers” positivos, aprovéchalos, sigueles, contactales y rodeate de ellos (aunque sea virtualmente)

Esto como medida complementaria a tu vida offline, ya que es importante que si quieres ser grande en algo en específico, no basta con usar internet.

Procura frecuentar lugares, eventos, conferencias, charlas, bares, etc. Donde sepas que estará el perfil de gente que admiras y que te identifica.

Y si depronto, durante ese proceso de búsqueda de “gigantes” temes abandonar y alejarte de esos “enanos mentales” por el miedo a estar solo, déjame decirte que eso no es un problema, porque la soledad es un regalo si la miras desde la perspectiva correcta, lo malo no es estar solo, sino sentirse solo y si eres rico mental y espiritualmente o estás en camino de serlo, rara vez vas a sentirte solo, te lo aseguro, sé lo que te digo, ya pasé por ahí.

Así que ármate de valor, de amor propio y no temas abandonar personas que no suman nada a tu vida, trabaja por lo que quieres tener y por lo que quieres ser.

Aprende a rodearte si quieres potenciarte y obtener de una vez por todas los resultados que tu esfuerzo dice que mereces.

¿Quieres Ser el primero en enterarte de lo nuevo y hacer parte de los proyectos “brutales” que estamos tramando?

    No Comments

    Post A Comment