tiempo

Eres RICO y NO lo Sabes

Existe una frase muy famosa y hasta cliché que dice:

“el tiempo es oro”

¡El tiempo no es oro, no vale tan poquito!

El tiempo es mucho más que eso, es invaluable, no hay suficiente oro en este planeta,

No hay suficiente dinero que pague un minuto de vida, un instante de gozo o de dolor.

Eso es lo que somos: Tiempo

Se nos olvida que somos seres finitos,que lo único que nos hace efímeros son los segundos que corren y que no se detienen jamás.

Tenemos tanto tiempo, se nos ha otorgado tanto, que vamos por ahí confiados gastandolo en todo lo que se nos antoje, en todo lo que nos llame la atención.

En lo que nos atraiga y nos de cierta comodidad, en placer, en entretenimiento o en lo que sea que nos crucemos, como millonarios tirando plata al aire.

Porque nos sobra demasiada y no sabemos que hacer con todo eso.

 

“Matando” el tiempo

Seguro has de escuchar a menudo esa expresión: “aquí matando el tiempo” que muchas personas en sus momentos de aburrimiento repiten,

Sin darse cuenta que el tiempo es quien les mata y es que no se han enterado y no son conscientes de la fortuna que tienen, de lo poderoso, lo increíble, lo potente, lo ventajoso que es tener tiempo, de lo mucho que se puede aprovechar cada minuto y usarlo a su favor para ser quien quieren ser, para hacer lo que realmente desean hacer, para lograr lo que realmente importa lograr en este viaje que algunos llaman vida.

Dinero Vs. Tiempo

El “secreto” que todos saben

Para nadie es un secreto que ante los ojos del mundo, este gira alrededor del dinero, tan simple como darse cuenta que quienes lo tienen, acceden a un cúmulo de experiencias vitales, excitantes e ilimitadas que solo unos pocos se pueden permitir.

Porque si tienes dinero la sociedad te valora como alguien “exitoso” como alguien importante, influyente y valioso, incluso te otorga poder de decisión sobre la forma vida de otras personas y es que no tenerlo implica estar condenado a una vida limitada, mediocre, obediente y te ata a una sola realidad… espera, espera!

Que todo esto tiene mucha parte de verdad, pero también otra totalmente falsa.

Hay algo que no se está teniendo en cuenta dentro de ese montón de prejuicios…

El “secreto” que No todos saben

El tiempo es mucho más valioso que todo eso y muchos no se han detenido a pensar esto:

El tiempo es lo único que no se recupera, que no vuelve, que no se puede robar, que no se puede pedir prestado, nadie te puede dar de su tiempo para que tu vivas un poquito más, nadie puede darle un mejor destino a tu “fortuna”, nadie puede invertir tu tiempo de una mejor forma, solo tu puedes sacar su máximo provecho, solo tu puedes redirigir la forma en que lo gastas.

“Pierda plata, pero no pierda pierda tiempo. La plata vuelve, el tiempo No”

Nunca se me ha olvidado esa frase que escuché cuando tenía 10 añitos, Me acuerdo perfectamente que estaba volviendo a casa con unos parceros después de un entrenamiento de fútbol y un señor de avanzada edad, se nos cruzó en el camino y no sé como, ni por qué razón terminó diciéndonos esa frase. Desde entonces la llevo tatuada en mi mente.

Y es que en este juego de comparación entre el tiempo y el dinero  no pretendo exaltar o denigrar a alguno de los dos, lo que quiero hacerte ver, es que solamente el tiempo es la base de lo esencial y la fuente de toda tu vida.

El peor negocio del mundo

“Venderte” a una empresa a cambio de trabajar 8, 10 o incluso 12 horas diarias  en realidad es un gasto y no una inversión.

Es solo para que cada 15 días te entreguen unos “papelitos” con un valor que determina que tan “rico” o que tan “pobre” eres.

El dinero en realidad no es lo que determina tu riqueza o tu pobreza, ni siquiera determina que tanto poder adquisitivo tienes.

No compras cosas con la plata que tienes, sino con el tiempo de vida que te gastaste para obtener esa plata,

Entender esto es clave para concienciarte del tesoro que tienes entre manos y darte cuenta que quizá lo estás vendiendo a un precio ridículo.

Ya sé lo que quizá estarás pensando en este punto:

Suena muy bonito y todo, pero tienes gastos que cubrir, tienes una familia que alimentar, tienes responsabilidades económicas que no te permiten disfrutar de tu vida al máximo y por ende de tu tiempo como quisieras.

Listo, eso es muy cierto, pero déjame preguntarte algo:

¿cuántas personas conoces que hayan logrado ser libres (con tiempo y con plata) trabajando 8 horas diarias cumpliendo con su jornada semanal,?

Ahora, tu puedes pensar que no te interesa tener mucha plata, ni ser millonario y está perfecto, quizá lo que tu deseas es tener unos ingresos fijos cada mes que te permitan vivir cómodamente, cubrir los gastos y pasarlo bien los fines de semana o cada que se pueda, como la mayoría lo hace y claro, tener una “seguridad” y una estabilidad salarial que esa empresa o ese trabajo que desempeñas te brinda.

Para muchos eso está genial y les funciona perfecto, muy bien por ellos. (No todos deben ser emprendedores)

Pero quizá te pase por la mente ese pensamiento de frustración y sientas en el pecho esa sensación de vacío, de que algo falta, que la vida debe ser algo más que esa pauta que marca la sociedad de dedicar tiempo a estudiar, terminar esa carrera de apenas “5 añitos” para luego salír al mundo real a intentar conseguir de la forma más rápida posible un trabajo en una buena empresa que te otorgue un pago a final de mes, con el cual puedas cubrir tus gastos y darte algún gustico los fines de semana que tienes libre.

Y luego tal vez comprarte un buen carro y ¿por qué no? en un futuro comprarte una casa, formar una familia, darles todo lo que tus ganancias te permitan y así durante 40 años para que un día al fin te jubiles y puedas por fín disfrutar de tu tiempo y tu dinero.

Seguramente coincidas conmigo en pensar que esto NO es lo más inteligente que puedes hacer con lo más valioso que tenemos: nuestra vida.

¡Ahora! No después

Vendiendo tu “fortuna”, sea a bajo, medio o alto costo, no cuentas con lo esencial, no cuentas con la disponibilidad de vivír ahora, no luego, ahora.

Es apenas lógico que si vendes tu tiempo, ya no es tuyo y el dinero que te dan a cambio no lo puedes disfrutar como quisieras porque estás atado a un horario, a un jefe, a una rutina y mientras eso ocurre la vida te está pasando por el frente y no puedes ni siquiera correr detrás de ella, alcanzarla y aprovecharla al máximo.

Por ello, mientras sigas intercambiando tu tiempo por dinero seguirás viviendo una vida limitada, llena de frenos e impedimentos que te hacen pensar que estás obligado a seguir allí porque tienes muy poco y estás condenado a quedarte o no tienes lo suficiente para poder ir tras lo que quieres.

Una Vida limitada

Con ese modelo de vida tus ingresos están totalmente limitados porque sólo tienes 24 horas diarias y por mas que te mates y te revientes, solo puedes vender un máximo de tiempo diario, asi que vas a seguir atrapado en esa espiral sin una aparente salida.

¿Te sientes identificado?

Si con esto que cuento, te sientes identificado, es tiempo de sacudir el tablero y mover tus fichas.

Tu vales más que eso,

¡Eres mejor que eso!

Eres mejor que esas ataduras impuestas, tu tiempo es muchísimo más valioso, pero eres tú quien debe darle el valor que realmente merece.

Quizá hayas tenido alguna vez esa sensación que el tiempo cada año corre más rápido que el anterior, sin darte oportunidad a lograr todos esos proyectos, esas metas o esas tareas que tenías pendientes por cumplir, sin que te expliques por qué y sientas que la vida se te va muy rápido, sientas esa angustia y te vengas planteando la necesidad de tener mayor disponibilidad.

Casi como una voz en la mente que te dice algo así:

“ En estos tiempos en los que me hace falta tiempo,

¿cuánto tiempo hace, que necesito más tiempo?

Tiempo, dame tiempo”

                                    Nach

Si es así, déjame decirte que el universo sigue igual, el planeta sigue girando a la misma velocidad y el tiempo transcurre de la misma forma que siempre ha transcurrido desde el principio,

Pero, ¿sabes que es lo que se ha ido alterando con el pasar de los años?

Tu reloj interno (todos los seres vivos tenemos uno)

Cuestión de velocidad

Tu percepción de la realidad y el ritmo de vida desenfrenado de la sociedad actual han alterado la forma como percibes el paso de cada segundo y es que el ser humano es tan increíble y tan sorprendente, que tiene, tienes y tenemos la capacidad de coger un minuto y estirarlo como si fuese un día o coger un día y achicarlo como si fuese un minuto;

¿no te pasa que a veces te levantas por la mañana, te diriges a realizar tus labores diarias y cuando te das cuenta ya es de noche y estás de nuevo en tu casa? o lo contrario, esos días que se te hacen eternos y por más que miras el reloj, este no avanza,

¿cierto que si?

Pues esto va ligado a esa capacidad de percepción y consciencia que tiene el ser humano, capaz de aprovechar al máximo o derrochar a igual medida.

Conclusión

Tu tiempo será realmente tuyo el día que decidas darle el valor que se merece, que decidas ponerle sobre lo demás y darle la prioridad que debes, ese día podrás tener la claridad de reconocerle y decir:

“mi tiempo es más valioso que ese trabajo que no me gusta”

“mi tiempo es más valioso que esa carrera que no sé para que la estoy haciendo”

“mi tiempo es más valioso que esa pareja que no sé por qué estoy con ella”

Cuando eso ocurre el tiempo empieza a recompensarte, pasando de jugar en tu contra a jugar a tu favor,

Cuando dejas de perder el tiempo, dejas de perder vida, de perder metas y de perder sueños pendientes que has ido dejando para después.

La técnica para aprovechar tu tiempo al máximo

Lo mejor que puedes hacer es planear tu día, antes de levantarte o incluso la noche anterior.

Plantearte que vas a hacer, ¿cómo vas a aprovechar al máximo ese tesoro que te tienes?

Prioriza las tareas fundamentalesque te acerquen a la vida que quieres lograr, olvida el resto.

Dedica tus mejores horas, energías y esfuerzos a ello, es la única manera de ser quien quieres ser y tener lo que quieres tener.

“Cuando confías en el tiempo

no se apiadará de ti,

al principio estará a tu lado

te mostrará la belleza

de un futuro recién pintado,

luego te regalará un espejo

y se reirá, haciéndote sentír

viejo y cansado”

                             Nach

¡Corre, corre! que la vida se va de prisa sin darte cuenta, cuida tu tiempo y exprímelo al máximo haciendo que tu paso por este planeta merezca la pena.

No Comments

Post A Comment